Oscar Rivera
85. EL POLLO
(Primera Parte)
Historias en destiempos



México DF jueves 04 de setiembre de 2014
Me senté en un ameno local en Calle Madero en el Centro Histórico de México D.F. uno de los jirones cerca a la Plaza Constitución.

De momento ya ví lo que podía ver en la ciudad a esta hora y probé el rico Tequila tradicional, esos sí que son shots no los ridículos vasitos que te sirven en Lima. En el disfrute de la calma solitaria, se acercó un pensamiento recurrente el cual no quería plasmarlo en el blog por factores de falta de percepción de algunos lectores, no obstante ello el pensamiento venía a mi constantemente, combinado con otros, y así empiezo a retroceder en el tiempo, con aquellas líneas dejadas en el borrador.

-destiempo-
Recuerdo alguno de aquellos días durante el trayecto por la costa verde rumbo al trabajo en Lima, mientras sonaba en la radio "Come undone" de la banda Duran Duran. Sentado en el lado del copiloto asomé la cabeza por la ventana y realicé una respiración profunda y para luego pensar:
"Curioso día en el cual respiro el aire de la playa con sabor a nostalgia" quería tomarlo como un círculo que se cerraba más, que un recuerdo latente que se asomaba




Todo fue casualidad... bueno ya sabemos que las casualidades no existen.
Fue meses atrás en que luego de una breve discusión, salí caminando rumbo al trabajo y me encontraba más que reflexivo. Caminaba a paso sosegado, ni muy deprisa ni muy lento.
Escuché una voz que me pasaba la voz, y me preguntaba si estaba rumbo al trabajo, le dije que sí y me dijo que me "jalaba". Bastó con verla para que mi actitud mejore, me sacaba de mi reflexivo pensamiento y procedíamos a conversar propio de lo que es una buena actitud en esas casualidades, entendimos que nuestro camino era el mismo y que eventualmente podríamos coordinar ir rumbo al trabajo si coincidíamos en cruzarnos por casa, ya que vivía muy cerca a la mía.

Reflexión mental: vayan a saber porqué dejé de manejar, posiblemente tenga relación con el capítulo que ya conté hace tiempo, o quizás a una actitud filantrópica y la consciencia del daño al medio ambiente y la madre naturaleza, o quizás a que me acostumbré a que me pasearan cómo lo hacía el chofer de la abuela cuando niño y con quien recuerdo contábamos todas las chimeneas visibles camino a casa, o porque manejar en Lima es un estrés total.

La playa y su brisa matutina eran camino obligado día a día, aunque particularmente un tramo de dicho camino en cierto modo era tormentoso por los recuerdos que me traía.
Un día le sugerí una nueva ruta, pero ella se negaba pues tenía la certeza de que su ruta era la mejor, le dije que no, pero era ella quien conducía, sarcásticamente decía, además es para torturarte un poco, para que la recuerdes.
- Lo último que quiero es recordarla, mejor ni hablemos del tema.
Era como el pan de cada día, y parte de la tortura puesto que ella sabía toda la carga emocional que implicaba el pasar cada día por donde me había hecho el auto stop, era la filosofía sobre el remordimiento de algunas decisiones y el asimilar la experiencia de lo vivido... y así poco a poco se disipó con el tiempo.

Ella tenía algo muy curioso que hasta el momento no me pasaba con nadie, coincidíamos en la forma de pensar repitiendo muchas veces las mismas palabras al mismo tiempo.
No sólo fue un gran soporte emocional, sino que con ella recuperé mi alegría, era la forma más amena de poder disfrutar de un día, entre bromas y aquellas formas que uno busca para molestar al otro, sin hacer daño, sólo para interactuar de una forma jocosa.
Hasta que un buen día cambió por la ruta que le dije, y ahorramos tiempo.
Y así transcurrieron los meses. Compartíamos todo en nuestras conversaciones, o al menos todo lo que nos correspondía conversar sobre todo en el ámbito laboral y luego... -Oh! shit...- la tv basura... como se le suelen decir los peruanos, a programas sin interés cultural, educativo o con alguna trascendencia política o social.
- OK. "instrúyeme" le decía. procedía a contarme la vida de los personajes de farándula de momento, mientras almorzábamos y pensaba, debí dedicarme a eso, ganan más en una hora que nosotros sentados todo el día en el trabajo -jajajaja- reíamos, mientras esbozábamos las más disparatadas situaciones faranduleras.
- Si había alguna ocasión en que me notaba molesto, resultaba con algunas de sus ocurrencias o sus canciones de regueton para reírnos de la situación, cambiaba mi ánimo poco a poco al respectivo estado alegre.
- De igual manera yo sabía cuando ella tenía algo en la cabeza, sólo que en mi caso no era tan fácil.
-¿qué tienes?- le preguntaba
-nada- contestaba ella
- ah ok
Qué extrañas son las mujeres uno se abre para conversar pero dale con la tontería de la terquedad - pensaba yo. Por que son tan complicadas carajo! con la misma calma inicial procedí a decir.

- ¿Te puedo hacer una pregunta?
- Sí dime
- ¿Qué tienes?
- Nada, ya te dije
- Ah okey, qué chevere que estés bien.
- Bueno, ya no te voy a preguntar más si tienes algo, ok?
- ok.
- Pero no te voy a preguntar por que ya sé la respuesta, así que cuéntame de una vez que es lo que te pasa, porque te conozco.
Y luego de algún comentario gracioso procedía a contarme, para haber sido despistado en mi vida con aquellas señales femeninas, pues aprendí a ser más perceptivo en otros casos.

-destiempo - 
En algunas de aquellas veces, le pregunté:
- ¿Qué tienes?
- Nada - me contestó
Pensé: uy carajo, aquí empieza de nuevo el tira y jala de preguntas, pero en esta ocasión no estoy con ganas de seguirle la cuerda, muy común, muy standar, no soy así, así que procedí a cambiar radicalmente ese bendito libreto, y le pregunté por el muñequito que algunos días paseaba en su carro.
- Oye! ¿y qué es eso que tienes allí?
- Ah! es un juguete de mi hijo, un pollito
- A ver, que loco un pollo... y eso a quién se le ocurre hacer un pollo.
- Si le das cuerda camina, mira- y luego de darle cuerda
- Ah ya veo que bacan camina... qué sobre el carro
- Muévete pues pollo de mierda!, no me dejes en ridículo -exclamaba ella-
- Jaaaaaaaaajajajajajaja, ya! ya! maneja no más. - Ah mira, conmigo sí funciona jajajaja-
- Que cagón este huevón - terminaba diciendo-

Ya iba sacando lo suyo pero luego volvió al silencio, reflexionaba -tengo que preguntar ¿qué tienes? ¿otra vez? Ni hablar.

Y cuál niño empecé a jugar con el pollo, le dije - voy a hacerle fotos al pollo y le daré vida y lo haré famoso, mismo Pepe Grillo con Pinocho, total ya le he hecho fotos a una tapa de lapicero, así que este puede marketear más.
Usando la cámara de mi celular empecé a hacerle fotos y en realidad lo único que quería era tomarle el pelo a ella, hasta que dijo por qué no le tomas foto así... o así ....decidimos darle vida al pollo con una foto diaria.




Ella refirió al menos así sería durante 3 meses y luego nos iríamos a comer a una pollería y allí acababa la historia del pollo con una foto de un pollo a la brasa y nosotros comiéndolo jajajaja.
Qué irónica es la vida, o que premonitoria fue dicha decisión, pues al finalizar ese tiempo si fuimos a comer un rico pollo a la pollería, acompañados de una compañera de labores, "con la tía Colme'" que era parte del backstage del pollo. Aunque esta salida era una despedida, pues ella ya no laboraría más con nosotros.

-destiempo-
A ello debo mencionar que algún día tuve que pedirle permiso para llevar a El Pollo a México puesto que no iba a poderle tomar fotos y si no lo hacía yo quien. Curiosa fue la forma de reaccionar de la gente cuando veían al Pollo y el primer mexicano en hacerlo fue Kiko (Carlos Villagran) quien de buen animo accedió a tomarse foto con él.



Kiko: Orale! ¿que onda con el Pollo? 


El Pollo es un símbolo de amistad, de ocurrencias, de gratos momentos vividos, es como llevar el recuerdo de ello, compartirlo e inspirarlo cada vez que la gente ve "el pollito"






-destiempo-

Ciudad de Morelia, Michoacán - México
- Bueno a mi me dicen pajarito en la tuna así que tómate una foto con mi pollo.
- pero es un pollo , no tendría que ser un pajarito
- qué te tomes la foto y no preguntes, Señores El Pollo es famoso


-destiempo-

Modo Inserción
Dentro de las percepciones de la vida y sobre todo respecto de alguien con quien compartía día a día, observe una forma muy particular respecto de algunos temas. Temas a los cuales yo no insistía si ella no se abría, veía parte de mí en ella en esa terquedad y lo menos que quería era insistirle para incomodarla. No obstante ello observaba silenciosamente alguna de sus bromas, memes y demás. Habían cosas de ella que algunas veces la hacían reflexionar, y así adopté también el modo de inserción. plantar una idea, no alejada de la realidad. y es que capté algo suyo entre risas y es que dicen que entre broma y broma la verdad se asoma.
Este modo de inserción es inspirado algunas veces a través de redes, no en un simple mensaje sino en aquellas etiquetas que pienso pueden llevar a mis contactos a liderar ideas que puedan hacer suyas.
Así entre conversaciones diarias, hubo una en particular donde su estrés ya no daba más y replicó:
- Pero ¿por qué defiendes eso?
- No estoy defendiendo a nadie, sino que estoy haciéndote ver que tienes la capacidad de ir más allá de tus límites.

No obstante la empatía, he tratado de recordar, hace cuanto no eran los viajes tan divertidos.

Hace buen tiempo EL POLLO tiene fanpage en facebook, 
y si te interesa compartir alguna que otra cosa graciosa pues bienvenida sea.



Teotihuacan, México - Setiembre 2014
Me encontraba en la cima de la Pirámide del Sol. Me aislé un momento del grupo para entrar en un estado de contemplación del paisaje, las pirámides, la historia, la energía, hasta que se vio interrumpido por el anuncio de tormenta por el cual nos decían que teníamos que evacuar la zona.
Revisando el celular, se asomaba un anuncio de un campamento por la Paz en Argentina, que "coincidencia", ello mantenía la onda reflexiva espiritual en la búsqueda de conocimiento que buscaba en ese momento y faltaban como 4 meses para ello, pues sería en enero de 2015, le  puse asistir para estar al tanto, quien sabe lo que pueda pasar.


Y por cosas del destino, las cosas fluyeron para que se mi viaje a Argentina, exactamente Córdoba Capilla del Monte. Pero esa historia la dejo para el próximo capítulo de las aventuras de EL POLLO.


Off the record - Templo de la Luna sólo para mí
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
0 Responses

Publicar un comentario

Comparte algo...