Oscar Rivera
LE MANINO


19 de marzo 2009
Fernando y yo  estábamos esperando al resto de nuestros amigos de la tuna para tocar en una presentación por el malecón de Miraflores exactamente sería en el Colegio Médico.  
Con la confianza que teníamos y aprovechando el hecho de que habíamos llegado bastante temprano, procedí a contarle algo que me había estado reservando hacer tan público, era parte de mantener perfil bajo en la relación como le dije a María Alejandra, para evitar agobios extras, pero Fernando era mi  mejor amigo.

Empecé a contarle algunas remembranzas universitarias, el contacto que retomamos con M.A. lo bien que me sentía, la forma en que sintonizábamos, el tener una relación seria, y el alejamiento de la tuna para empezar una nueva etapa.

Así le contaba también que ella tenía una bebe, y con emoción le compartía sobre la interactuación vía internet con la pequeña, los dibujitos que le hacía, y todo el proyecto de formar una familia, finalmente haciendo unos brindis con unas cervezas, me dijo: 
en conclusión... vas a ser papá!
Pues Sí -  le dije. -

Brother!! me tomas una foto para mandársela
Fernando: Claro, cómo la quieres
- Dándole las indicaciones le dije: Haber, ves el sunset, que se vea por esta parte yo me pondré mirando al horizonte

Ya está - me dijo-
¿A ver?

Esa es brother! - terminaba diciéndole-


Durante aquella interactuación, con Maria Alejandra y con la bebe mientras estaban en Casabermeja- Málaga, conocí a algunos personajes infantiles de tv, dentro de los cuales destacó Pocoyo. Le dibujaba en el Messenger a los personajes, mientras al otro lado ella señalaba con emoción y aplaudía. Dibujitos van dibujitos vienen, me causaba una gran ternura y al mismo tiempo era como si me viese reflejado en ella de pequeño.
Cuando hubieron llegado me miraba con recelo, y poco a poco las miradas de reojo fueron cambiando por una linda sonrisa. A sus 2 años iba gesticulando nuevas palabras, con la confianza ya ganada un buen día llamándome para jugar con ella, me dijo: “manino men”.
¿Qué es manino? le pregunté a Maria Alejandra
No sé creo que te está diciendo a ti así.
Me está diciendo manino a mi  jajaja ya me puso chapa!!
-Pues creo que sí, así te está diciendo.
Y que significa eso , que es un ¿manino?
No sé – decía Maria Alejandra
¿Quién es manino Paulita? ¿ yo soy manino?
Tiiiii men!!! (Sí, ven)
-          Mmm pos' ta’ bien me gusta, tonces' ahora soy "manino"


No sé si alguien se lo enseñó. Quizás relacionó aquellos dibujitos que enviaba por internet conmigo. Y cuando se refería a mí en tercera persona decía: le manino.
Le manino se iba adaptando al proceso de paternidad responsable. Cuando me renovaron el contrato para continuar con el taller de Capoeira en la universidad, las incluí a ambas en la ficha de actualización de datos. luego estaba el tema del cambio de pañales, y entre tantas cosas parte de lo que empezaba a ser una vida en familia, como la primera vez que me quedé observándolas por largo rato cuando estaban las dos durmiendo juntas... "Pensar que hace meses esa imagen sólo estaba en una foto y hoy están acá ami lado"

Domingo 26 de Julio 2009
El cumple de la nena er al e21 de julio pero, el domingo26 se clebraría el cumple de la nena, la manina como yo le decía de una manera cariñosa por el sobrenombre que me había puesto. Estuvieron primitos, primitas,  tías,  tios los abuelos, y obviamente Le manino. El papá de la nena se encontraba en España, y quien sí llgó a asistir fue la hermana de él , la tía de la nena. 
Días antes la Sra. Ada abuela  de Mary, había metido su cuchara diciendo alguna vez en la cocina mientras Mary no estaba, "tú ese día será como el amigo de la familia, para que la gente no esté hablando, ni Mary tenga que dar explicaciones, yaaa? Si no la gente empieza a hablar"
Dentro de mi me preguntaba ¿del lado de quién estará la señora?
Pero yo acepté sin titubear, todo sea por la tranquilidad de Mary.
Y como cuando quiero pasar desapercibido lo hago, sentí que dejaba mi pequeña presancia en la invitación de cumpleaños que yo mismo diseñé con una foto de la bebe, y que Mary difundiría entre los contactos.
Aquella tarde me sentía algo incómodo con eso de fungir del amigo que pasa desapercibido, ya estaba grande para esas infantilidades, pero pensaba en la tranquilidad común y evitar cualquier malestar o mal comentario que le pudiera llegar a oídos del papá de la nena.

Bueno ya es hora de cantarle el cumpleaños, diría Paola la prima de Mary.
Y mientras todos procedían a acercarse, rodeando la mesa, procurando el mejor sitio para la foto, yo me quedé sentado en el sillón a esperar que todos se acomodaran.
Cómo estarían de distraídos, que mientras todos procuraban el mejor sitio y procedían acomodarse por afinidad, alguien llamó ven Oscar yo hice un ademan con la mano puesto que esperaba que todos terminasen de acomodarse, y mientras todo ese alboroto, se olvidaron del personaje principal...de la agasajada!
Ella que jugueteaba de un lado a otro entre tanta felicidad hizo una pausa y del comedor hacia la sala extendió su brazito para invitar a alguien.
Men! Men! ( ven)
Haciéndole un gesto con las manos diciéndole que ya iba, volvió a requerir con más fuerza y seriedad Manino men! y tomándome de la mano me jaló  con ella hacia la mesa. Este acto me robó el corazón... nuevamente. 
Luego apareció una de las primas y para continuar con la consigna de al abuela, cuando estábamos cerca de la mesa, tomó de la mano a Paulita y le dijo ven vamos con tu mamá  para que soples las velas. (bah! aguafiestas)

Los momentos cariñosos de un niño son momentos indescriptibles, recuerdos que te marcan y se quedan grabados para siempre, así muchos recuerdos tengo de mi hermano Juan Manuel cuando pequeño, hermano a quien le llevo 17 años eramos el dúo de "los mangos' ".
Y volviendo a los momentos de "Le manino", aquellos recuerdos entre otros sirvieron una noche, para recordarme aquel amor y aquella ternura de la cual tanto disfrutaba, fue una noche durante el mes de noviembre de 2009, cuando fue la única forma de romper unas continuas pesadillas, y una energía en el entorno que provocaba miedo, cuando yo nunca lo tuve. Ese amor despertó en mi los mejores momentos con ellas y a su vez cual explosión consumía toda mi energía... esa fue la noche del fénix.
Pero para llegar a contar esa historia, aún tengo que contar otros capítulos.







Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
0 Responses

Publicar un comentario

Comparte algo...