Oscar Rivera
Pablo quería hablar conmigo, hacía tiempo que no me sentaba a hablar con él. 
Era una catarsis hacerlo, uno podía lograr una reflexión meditativa, 
la cual se hacía espacio durante los silencios de aquella conversación, 
era allí donde se analizaba con detenimiento lo dicho. 
Era una conversación de ritmo lento.


DICIEMBRE 2009.-
El lugar fue en aquél café con vista al mar.
-    Yo no quiero hablar mucho de lo mío, como que de momento no tengo los buenos recuerdos tan frescos, así que cuéntame de los tuyos, ¿cómo te ha ido? Por lo visto tu mente ha estado bastante ocupada ¿no?
Esbozó una sonrisa y giró la cabeza para mirar al horizonte, como si buscara las respuestas en aquel panorama. Con la mirada perdida encogiendo los hombros sonrió resignado, asintiendo con la cabeza.
-    Requerí nuevamente: Cuéntame, ¿qué fue de aquella relación tuya? cuyos detalles me muero por saber, es idéntica a la mía…resáltame lo bueno.
Mirando nuevamente hacia al horizonte dijo:
-    te imaginas que es tener una segunda oportunidad para reencontrarte con alguien que hace tiempo querías ver… claro que lo sabes!
    Pues bueno… – agregaba meditabundo -   a ella no la veía hace mucho tiempo, y su llegada me causó la mayor de las expectativas. Nunca antes me había sentido tan complementado, y de seguro que mi intención era que ella sienta lo mismo. Para mí el reencontrarla fue un sueño hecho realidad, un sueño del cual no quería despertar. Quizás esa manera de ver las cosas fue mi talón de Aquiles.
Agregué: “tan... Complementado…” es para lo que uno busca a alguien… cuando quieres compartir parte de ti. Alguna vez escuché  por ahí que dentro del egocentrismo del ser humano uno busca a ese alguien para que sea testigo de tu vida.
“Pablo” decía: Ya!, entonces llegó ella y nos reencontramos luego de muchos años. Para mí, fue como algo de ensueño,  pasaba la mayor parte del tiempo que podía con ella, y del tiempo que no podía también. Era como si quería recuperar el tiempo perdido, desde el momento en que volví a verla.
Habíamos planeado con tiempo todo antes de su llegada. Mi estabilidad laboral se veía más que prometedora, posiblemente yo tendría que viajar en algún momento por una beca en el extranjero, al menos la posibilidad estaba allí pero dependía de cierto grado académico aún por resolver.
Conversar con ella por teléfono y por correo me mantuvo siempre a la expectativa antes de su llegada. Vivía cada día inspirado en volverla a ver, sentía que ella iluminaba mis días, ¿ya te dije que era como un sueño hecho realidad? ¿no?
-   Porrrr la….!!!  - interrumpí - ya entendí eso, haber si empiezas a usar otra frase…
Soltamos unas leves carcajadas.
Me preocupaba su aflicción respecto al padre de su hija, le daba demasiada cabida lo cual facilitaba el que pudiera agobiarla cada vez más. No eran las decisiones más lógicas frente a personas que actúan sin escrúpulos, se exponía demasiado. Trataba de orientarla con acciones a tomar al respecto… las más lógicas, aunque muchas veces me sentí tentado a poder manipular cualquier decisión…pero… el libre albedrío… ¿recuerdas?, siempre respetarlo y asimilarlo.  No entendía la lógica del porqué permitía tanto agobio de parte del padre de su hija.
Muchas veces haciéndole ver las cosas, me decía: “es que a veces soy demasiado ingenua”. Y claro que lo era…
… lo fue,  y yo también
Esto, mientras estaba lejos y luego cuando estuvo acá. Pero aquí ya fue carga montón jeje- soltaba unas risas – continuado- y eso lo pude analizar meses después: la sistemática debacle producto del corralito

¿Cómo fue cuando llegó?- le pregunté a “Pablo”-
-Cuando ella llegó…wow…no sé por dónde empezar… era la fuerza del tiempo junta en un solo momento, cómo si tanto amor que acumulé despertaba para ella.
No puedo negar que al comienzo capté incertidumbre en ella, era lógico después de lo que había pasado, aquel detalle hizo que tuviese cautela con mis sentimientos inclusive con expresárselo, no quería salir herido, ella llegaba los amigos llamaba y al comienzo más estaba pegada al teléfono conversando con cada pariente o amigo que me hizo sentir un tanto relegado, y en algún momento por alguna oculta llamada me causó duda. Sin embargo en ese proceso de conocernos, identificarnos y entendernos surgió la pasión vale decir que el amor ya existía al menos bastante de mi parte y así fue como una noche… una mágica noche, ella me dijo: TE AMO
En tono sarcástico pregunté: ¿así? ¿y  eso? ¿se le ocurrió de pronto de la nada? ¡hoy me pongo chaqueta, jeans y… ah te amo..? –agregando con cierto histrionismo exagerado – “…o en un momento dado dijo: oh! hoy me siento ganas de decir te amo… tonces’ te amo”
(mutuas risas leves )
P: No, nada que ver, verás, hay ciertas ocasiones que entre amigos puedes compartir momentos íntimos sobre tu pareja, lo hacen todos, más aún las mujeres… y si te puedo compartir esto, ya que no le he hecho con nadie, pues… simplemente hasta ahora no hay nada que se compare al complemento que yo tenía con ella.
Espíritu: Naturaleza esencial de una persona. Conciencia incorporal (de juicio directo y espontáneo, no de conocimiento); e intuición (conocimiento que viene sin ayuda de la mente o voluntad)
Alma: principio del ser humano con pensamiento, acción y emoción, es la parte inmortal del hombre.
Junta amor y pasión, concéntralos en un sólo momento, déjalos explotar con toda tu fuerza y ni aún así podrás sentir la maravillosa fuerza que pueden alcanzar cuando la totalidad de tu ser implica concentrar esa energía con la fuerza de tu alma y de tu espíritu.
Cuando ambos se hallan sintonizados y entregados, la fuerza del amor crece indescriptiblemente, una caricia se convierte en apasionadas lenguas de fuego que en la esencia de su flogisto, llevan la ternura concentrada que va mezclándose con la pasión. Vas alcanzando cierta sintonía al estar mutuamente abrazados que logras la unificación de las almas, el uno ya no abraza al otro porque ahora ya no son parte de cada uno, sino uno sólo. Un beso, no es sólo un beso saboreando su cariño, sino una conexión espiritual en la cual conversas sin palabras, mientras que el aroma de la piel se va tornando como una sola esencia del ser entendidos ambos como uno, y de alguna forma entre las miradas, sus almas se enlazarán de tal manera que no necesitarán mirarse, así logras despertar el sexto sentido para ese momento; irradiando pasión, ternura y amor en cantidades infinitamente incontables, todas desbordadas conjuntamente desde el cuerpo, alma y espíritu, entonces, sólo entonces sabrás el significado de un: TE AMO ….
¿ahora entiendes?
-          Mmmm…. Mierda! Yo quiero el champú que estás usando… oh yes!!!
P: Eres un huevón… - agregaba él entre carcajadas
Al comienzo éramos como unos chiquillos, escondiéndonos en el garaje de su casa. Así que a todo lo anterior le podíamos agregar la adrenalina jajaja
-          Ahora el huevón eres tú, -le dije - si quisiera adrenalina me tiro en paracaídas.
P: Bueno, fue parte de lo que viví, había momentos que a la luz de la noche nos abrazábamos por un largo rato, nos quedábamos disfrutando ese momento y en el desborde de esos momentos de ternura, me gustaba cantarle, susurrándole al oído algunas canciones de amor…
-          Para aportar mi dosis de sarcasmo, te pregunto: ¿Tan conectado estabas que te dejaron?
P: Fue todo un proceso desintonización que nos llevó al estrés al menos a mi,  las manipulaciones y los “consejos” de anda tu a saber cuántos q no entendian esto…
- Oh quizás hubieron detalles que se te pasaron y el que no entendió fuiste tú.
P: Quizás eso, sumado a la presión colectiva… Los demás querían un final “feliz” para ellos,  a su manera alguna vez bajo el concepto de que ella tenía que reiniciar su matrimonio o pensaron eso...huevadas!! puesto que creo que nadie sabía lo que ella había sufrido tal y como me lo me refirió en algún momento, sabían cosas superfluas…ella de por sí era reservada, pero me contó muchas cosas que con mi experiencia pude ver que no habían sido las mejores elecciones que tuvo. De esa manera trate de aconsejarla de forma que ella pueda elegir, que sepa discernir correctamente… para yo no manipularla… el libre albedrio puta madre!…el libre albedrio ….
Concluía él, mirando al puto horizonte como quien se arrepiente de haber sido tan confiado. Con la resignación de respetar sus creencias con cierto trago de dolor.
-…¿Por qué? -se seguía preguntando-
- ¿Porqué?... por las mismas razones del ¿Por qué no? Las respuestas están ahí, sólo que dependen del punto de vista desde donde las veas, para que te gusten o no.
- Sabes psicológicamente hablando, por lo general los padres que no superaron sus traumas infantiles,  hacen con sus hijos lo que sus padres les hicieron… piensan que esa es la forma…los castigos etc., aquella cadena se transmite de generación en generación hasta que alguien tome conciencia y corta esa cadena. Igualmente el trauma que le causó la persona a quien amaba iba a recaer en alguien que sintiera lo mismo…. Ella estaba con miedo a pasar por lo mismo y quizás vio coas en ti que le hacían recordar a él.
A mi nunca me lo dijo, pero generalmente siempre estaba comparándome con su ex, claro yo era quien hacía las cosas bien, pero siempre aparecía el bendito nombre para hacer la comparación, en un principio no supe como tomarlo y pensé por el contrario que era algo bueno, hasta que se volvió repetitivo… y de pronto no se en que momento me pasaron la factura, de todo aquello que no había hecho bien… 
P- Freud y la conchasumadre…no!, que Freud, vieja de mierda… o simplemente yo.. o no sé. Quizás inconscientemente quise poner a prueba nuestro amor y luego de ello saber que iba a tomar la decisión correcta.
-  ¿Correcta?…¿Para quién? ¿para ti?, quizás tomó la decisión correcta…para ella claro.
P- Ese es el punto, no se trataba de ella ó yo solamente, se trataba de los 2 como una pareja y de la bebe como parte de una familia.
- ¿Así? Entonces ya tienes tu respuesta, tomó la decisión correcta para ella, para la bebe.
- Haber “proceso de desintonización”, no fue tu voluntad, llegar a ese punto sino Ahhhhhh carajo!!! valiente conejillo de indias. Así que, desintonía…nueva palabra no? Que carajos el poeta cubano Jose Martí inventaba las suyas al escribir poemas y ahora hasta se incluyen en el diccionario, así que la idea está allí.

Promesas.-
Yo por otro lado también pequé de ingenuo. Pese a que guerra avisada no mata gente, preferí confiar en un beso y un abrazo que me dio diciéndome: “todo saldrá bien,  te lo prometo”, esto fue próximo a la llegada de unas visitas lejanas allegadas a la pequeña y unas evidentes visiones y presentimientos que tuve.
Yo lo ví venir, no sé si fue poner a prueba su amor, o el mío; no sé si simplemente pequé de ingenuo; ó quizás había una tercera razón para todo lo que estaba sucediendo en determinado momento
Todo estaba planificado menos esas visitas y las consecuencias de ello, tenía un plan de contingencia, para cualquier imprevisto, un plan que al final tuve q seguir sólo. Hubo un imprevisto que no calculé un gran… crucial y fatídico… imprevisto.
-          Cuando el estrés y la soledad me llevaron al punto álgido… cuando yo necesitaba de ella, empecé a darme que estábamos desintonizados mutuamente, yo entendía algo distinto a lo que ella quería decirme y viceversa, inclusive cuando chateábamos. Eso lo analicé después de un recuento de hechos.
-          Quizás mi forma de ver una promesa parece ser distinta al de la mayoría de la gente. Aprendí alguna vez que las personas se miden por su palabra, el honrarla, el cumplirla pase lo que pase.
Antes de ello alguna vez, luego de nuestra primera discusión, ella me dijo prométeme que nunca me vas dejar, y con cierto grado de extrañeza por la forma en que se le había ocurrido eso, la abracé con más fuerza y le dije: Nunca te voy a dejar te lo prometo.
Ésta promesa sumada a la que ella me dijo, trastornarían mi forma de ver las cosas, como si se tratase de algo por cumplir pase lo que pase, y no entendía, de seguro que parecí un obsesionado, pero habían otras razones que yo conocía y ella ignoraba. Llegó un momento en que ya no pude más, y quizás por no entender razones, las suyas, tuve que detenerme y dejar de agobiarla.
Al final seguí tal cual lo planeamos para cualquier contingencia, pero sólo.
En fin… como dijo Jaimito en aquel chiste, mandando todo el esfuerzo al caño: a la mierda con la bicicleta!!
Sea como sea la conversación versaba en rescatar los buenos recuerdos de “Pablo y Lucía”, la esencia de los mejores momentos, para seguir adelante con las lecciones aprendidas. No hay errores sólo lecciones.
La  conversación llegó a su fin. Así mirándonos frente a frente en el reflejo, procedimos a terminar el último sorbo de café, levantarnos y marcharnos en sentidos opuestos. La despedida correspondía a la imposibilidad de interactuación física alguna, ya sea de un abrazo amical o de un natural estrechamiento de manos. Concluía simplemente con una mirada fija y reflexiva, con la consiguiente  realización de movimientos sincronizados en forma simétricamente opuesta.  
Son leyes ópticas o físicas, que corresponden cuando te despides de tu reflejo en un espejo.
A buen entendedor pocas palabras.
Etiquetas: | edit post
Reacciones: