Oscar Rivera


Fecha de arribo: sábado 19.jun.2009


06:00 am.- Estaba impaciente, algo más de 3 meses en expectativa y 10 años que no la veía “en vivo y en directo”. Como correspondía a cada sábado me levanté temprano para dar clases de Capoeira en la universidad. Parecía un día largo. Conforme pasaron las horas la impaciencia de UNA ESPERA crecía y a la vez llegaría a su fin.

12:15 pm.- Al concluir clases  tomé un taxi para llegar lo más pronto posible a casa, y así alistarme cuanto antes para este encuentro.
Lo hora estimada de llegada sería las 05:35 pm y calculando la ruta pues quizás podrían ser  1 hora de camino hasta el aeropuerto como máximo. Mientras me alistaba, de alguna manera me vi asediado de correos y llamadas para ir a una presentación con la tuna, para hacer tal o cual cosa. El chofer que trabajaba con nosotros ese día no podía hacerlo así que  planifique todo por mi propia cuenta. Pese al aviso de tener ese día ocupado no faltó por ahí la insistencia de aquellos que en cierto modo querían cruzarse con mis planes.

Como un símbolo de antaño, había pensado en darle una rosa al momento de su llegada. Fui a recoger la rosa antes de dirigirme al aeropuerto, y una vez que hice esto, procedí a tomar un taxi. Coincidentemente ninguno quería dirigirse hacia esa ruta. Quería ganar tiempo, prefería llegar temprano que tarde,  y evitar cualquier impase con el ya supuesto tráfico en las calles, aquel que a la larga hizo que caminase unas 8 cuadras, hasta que pudiera conseguir uno que me condujera a mi destino, mientras esta caminata pensé:
Vaya coincidencia! me dije por un segundo, era si como por alguna razón las cosas se predisponían para impedir este encuentro, quizás era la emoción el nerviosismo, el perfeccionismo… en fin. Aún estaba a tiempo, para evitar cualquier riesgo o imprevisto no deseado. Empezó  cierta reflexión, y de ciertos pensamientos analíticos empezaron a venir a mi mente una ráfaga de ideas extrañas – atención a las señales -, no entendía - . Fue como una remarcada de hechos a los que no le tomé atención pero si me había causado cierta momentánea preocupación por una extraña coincidencia, parecían haberse dado cierto día de junio y ahora se tornaban como si quisieran impedir algún encuentro. Para cortarlas expresé: Su puta madre con la ley de Murphy!… a relajarse y a usar la ley de la atracción como debía ser.

Aquel ímpetu por conseguir lo que quería y lo que tanto me había propuesto realizar, me hizo decir: Yo escojo, yo decido y “esto” ocurrirá. (“Esto”, no se refería sólo a ese momento, me refería a nuestra relación.)


04:59 pm.- Circuito de playas Costa Verde.-
Ésta sería la vía más rápida  a tomar por el taxista, y la impaciencia de horas se hizo paréntesis con aquel panorama, mi visión favorita: el mar. Bajé la ventana para aspirar aquella brisa marina, tiré mi cabeza hacia el respaldar, y así ese momento quedaba grabado con una gran calma, mientras la cuenta regresiva de UNA ESPERA llegaba a su fin.




05.35 pm.- Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Lima, Perú
Ya en el aeropuerto sólo me tocaba esperar. Miraba impaciente los anuncios de llegada de los aviones y sabía de antemano que por lo general los pasajeros demoran una hora en llegar. Caminaba de un lado a otro, de derecha a izquierda, de arriba abajo, buscando el mejor ángulo para que al verla llegar, no tuviera que esperar.

Tras las oleadas de pasajeros que provenían de distintos vuelos, hacía más de una hora. Mi garganta pasaba saliva con sabor a angustia, hasta que finalmente aparecieron. Logré distinguir aquella imagen tan anhelada, distinguir a aquellas a quienes yo tanto esperaba ver. Sin titubear traspasé la zona de retención de personas, me dirigí hacia ella y atravesando toda es vacía zona que separaba  la zona de desembarque y al resto de personas que esperaban a los pasajeros, llegué hasta donde ella para darle la bienvenida con un abrazo. Nos sentimos como 2 chiquillos nerviosos, como si las llamadas y correos hubiesen sido una pausa y hubiésemos regresado a la universidad. Entregándole las rosa, le dije: ¿En qué nos quedamos?
(Según nuestra libretita de cosas por hacer debió ser en francés, pero el nerviosismo no permitió tanto)

Ella cargaba a la pequeña que recién se despertaba un tanto malhumorada luego del trajín del viaje y el cambio de horario, traté de hacerle cariño pero de plano me volteó la cara…woups! Niños siempre tan sinceros (interpretando me estaría diciendo, desubicado). Como ya referí había un nerviosismo.  Procedí a ayudarla con su equipaje y al desplazarnos, me di cuenta que empezaron a hacer lo mismo sus abuelos y primos de modo que allí me los presentó, eran Don Humberto, “La Mafi”, Humbertito, Paola  y su enamorado.
Enrumbamos en 2 autos rumbo a casa de sus abuelos, no sabía que su familia iba a estar allí pero en cierto modo lo suponía.

Dentro del auto del enamorado de su prima, cual chicos tímidos estuvimos tomados a tomarnos de la mano mientras que con el otro brazo ella cargaba a la pequeña, quien de rato en rato me miraba de reojo, mientras jugaba con el globo de “Hello Kitty” que le acaba de regalar su tía Paola. Por dentro me decía caray Kitty como se me pasó ese detalle era su muñequita favorita, yo por este tiempo recién me anduve familiarizando con pocoyo, Caiu quizás por ahí Barney, parte del saber entretenerse con los niños, en fin.
Llegamos a su casa y dentro de la algarabía, una pequeña se iba acostumbrando a la idea de tanto alboroto, aunque resentida aún por no estar cerca  a sus yayos, y encontrarse con tantas personas no tan cercanas dentro de su vida cotidiana.

COINCIDENTEMENTE al pasar hacia el interior de su casa, por aquella puerta que daba a la sala sentí una energía extraña, sentí su casa pesada,  estimé que por ser casa de sus abuelos aquella energía correspondería al tiempo de la casa, simplemente especulé. A la par no dejaba que aquella opresión que me acababa de venir al pecho, e invitaba a retirarme de ese ambiente venza mis ganas de estar con ella. El poder estar a su lado era más fuerte que cualquier cosa. No quería separarme de esta ilusión, no me iba a despertar por nada del mundo, si es q estaba soñando.
Llamadas, visitas, cansancio de los demás y hasta que finalmente nos quedamos solos.


The Man You Love- Il Divo
Cargado por Biankka. - Ver los videos de música recién destacados.
20.junio.2009 
- Alguna hora de madrugada -

Con cierto nerviosismo procedería decir:  Hay tanto que decirte que no sé por dónde empezar, pero ahí voy.  Sé que todo el contacto que hemos tenido ha sido por teléfono, correos  lo cual ha sido bonito,  sabes que quiero formar una familia contigo, así que me gustaría hacer las cosas bien desde un comienzo, quiero hacer las cosas bien contigo, si bien tenemos nuestro día de la montaña rusa, no tenemos uno oficial, yo siempre voy a estar a tu lado, obviamente si tu quieres (la gracia del momento para verla sonreír). A lo que me refiero es que ya hemos conversado de esto, pero quisiera que tengamos un día formal y establecido para nosotros, así que hoy formalmente te pido si quieres estar conmigo, si quieres ser mi novia.
Me miró sonriendo, y con esa sonrisa mirándome los labios susurró un romántico: Sí!
Y así fue nuestro primer beso.
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
0 Responses

Publicar un comentario

Comparte algo...