Oscar Rivera
"Aprieta la biblia de tu abuela contra tu pecho, vamos a ponerla a prueba, quieres que sea bendecida.
 Y en tu corazón, sabes que es verdad, sabes lo que tienes que hacer, todos dependen de ti.
Y tú ya sabes, sí, ya sabes cómo acabará esto.
No hay escapatoria de las canciones cazarecompensas, para todos los amados que se han ido.
Para siempre no es tanto tiempo, y en tu alma han hecho un millón de agujeros, pero nunca los dejas ver.
Venga!, es hora de irse.
Y tú ya sabes, sí, ya sabes, como acabará esto.
Ahora, has visto su cara, y sabes que hay un lugar en el sol, para todo lo que has hecho.
Para ti y tus hijos, no lo necesitarás más,
siempre quisiste creer, tan solo pide y se te dará más allá de tus sueños más salvajes.
Y, tú, ya sabes. Sí, ya sabes, como acabará esto.
Ya sabes (ya sabes), Ya sabes (ya sabes), tu amor terminará."
- Devotchka: How it ends -



Años atrás, luego de despedirme y haberla visto por última vez , asociaba mi retorno a casa con esta canción. El mismo recuerdo se asomaba en cada paseo solitario en algún taxi, y noche a noche sólo supe una cosa por hacer, he ahí la identificación con aquella letra.
El tiempo pasó, aquel recuerdo cambió, y la canción que inspiraba mis motivos de escribir también. Inclusive hoy es distinta a las anteriores, pues el momento es otro. Pero recordemos...

Lunes 04 de febrero
Estuve reflexionando sobre el día anterior y la pregunta que me había hecho Javier tomó otro sentido.
¿Qué recuerdos te vienen a la mente cuando miras a esa casa?
- Los mejores mi amigo... los mejores.

11.feb.2013
Hoy haré un viaje corto asumo que terminaré este capítulo otro día. Gracias por seguir.

El corto viaje ayudó a recopilar ciertos videos que consideré necesarios para unas recreaciones visuales. Por ahora les dejo un cuento


(Escuchar: Héroe - IL DIVO) 


"Como un libro, que no sabes el final, y te asusta lo que lees así la vida es.
Cuando naces ya te expones al dolor y de a poco y con valor logras crecer.
Y como libro el corazón nos enseña que hay temor que hay fracasos y maldad que hay batallas que ganar,
y en cada página el amor nos convierte en luchador y descubres lo común no hay un héroe como tú.
Son muy pocos que se arriesgan por amor pero tú tienes la fe y eso lo es todo.
No decaigas que vivir es aprender y no hay nada que temer si crees en ti.
Y como libro el corazón nos enseña que hay temor que hay fracasos y maldad que hay batallas que ganar,
y en cada página el amor nos convierte en luchador y descubres lo común no hay un héroe como tú.
Sólo Dios sabe conde y cuando la vida nos dirá lo has hecho bien, sólo con un sueño sólo sabrás, sabrás como vencer."
(Mariah Carey)


Cuento pseudomedieval

El caballero solía visitar a menudo la comarca por donde vivía la recordada doncella pues su compañero de aventuras moraba cerca a aquella casa. Tenía siempre la inquietud controlada del saber de ella, pues en el fondo tenía más de la certeza de que le iba bien.

Corría el 3er día de la Segunda Luna de aquella recién iniciada Nueva Era.
Conversando con su compañero de aventuras a quien había visitado, conversaba sobre energías y sobre temas alusivos a influencias y factores externos que debía evitar y combatir dentro de un armonioso ambiente familiar. -Los problemas se van a dar siempre lo importante es como los enfrentas y solucionas- aconsejaba el caballero a su amigo. Parecía como si el entender de alguna energía o presencia en su casa, era como pensar en la incomodidad que pudiera existir en aquel ambiente.
El caballero estaba ahí para ayudarle a irradiar energía de paz no sólo con su presencia sino con lo que él pudiera y debiera encontrar.
- Recuerda siempre tener un momento de inspiración de amor, uno grande que saque lo mejor en ti, úsalo cuando tengas problemas o cuando tengas un momento de enojo o duda, que ese momento te inspire de tal manera que saque lo mejor en ti.- Así fue aprendido, pues así sucedió en la Noche del Fénix (capítulo 60).
Cómo buen experto en técnicas propias del comercio, Javier, el compañero de aventuras le hacía diversas preguntas al caballero, las cuales parecían acrecentar el pensamiento del pasado, así que este cedió a la curiosidad de aquél, a repetirle algunas historias, y a contarle otras otras, refrescando la memoria.
Así contóle el caballero sobre sus continuas batallas nocturnas, sobre su luchas con espectros, sobre la noche del fénix, que él al escuchar de esta historia debía tener en cuenta para aplicación propia en el cuidado de amor en su hogar.
Contóle también sobre su punto más álgido en el que sus pensamientos no lograban la lógica, no le contó sobre lo que le dijo su guía espiritual y había una gran razón para ello.
Su guía espiritual le había dicho "olvídate de ella".
Así se dijo que hizo, pues físicamente el caballero no se aproximaría a la casa de la doncella, ni sabría de ella físicamente por buen tiempo.
Una vez ubicado en el contexto de historias, era más comprensible para aquel compañero de aventuras, aquella abstinencia a visita alguna, no obstante ello habían otras historias que él no sabía, historias breves que más serían referencias como:
- ¿Para que hablas de ella?
- Te estoy hablando de mi historia y de lo que puedes aprender de ellas. El inteligente aprende de sus errores, el sabio de los errores ajenos.

En el desenlace hasta este punto, hubieron muchos consejos similares, muchas historias que más por incomprensión de lo experimentado y sentido, sólo se resumían en un simple olvido, no sabiendo que parte de mi experiencia por defenderlas de alguna energía, implicó un crecimiento espiritual interior. He ahí donde tomé conciencia que no estaba rodeado de las personas energéticamente adecuadas para comprender este tema y muchas veces caía en el aislamiento social si deseaba hablar de este tipo de temas. En el fondo había algo de rebeldía marcada con algo de determinación.
Desde aquellos tiempos más cercano a la doncella hasta algún recuerdo, pasado algunos años, hubieron varios que refirieron, olvídala, algunos adjetivos de más confianza buscarían una reacción mía, otros un tanto más indiferente serían por que no comprendían desta energía.
Así transcurrieron algunos años en distintas situaciones, amigos y amigas que buscaban con ansias ver al compañero acompañado de alguna doncella, situaciones distintas que se prestaban a una mejor interrelación de pareja y finalmente, una expectativa que no era superada, pues muchos pensaban que la recordada doncella parecía seguir siendo su último bastión en la memoria. 

¿Sería la búsqueda de algún perdón?, ¿o era aquel sentimiento energético que él tenía? Esa certeza  de al recordarla poder saber que le iba bien a la doncella, tal como se mencionó al inicio de este cuento.


Nos vendría bien una pausa para prestar atención a este video.
"El sueño de la oruga"

Así como su compañero de aventuras alguna vez le hizo un comentario, esta vez estaría con una expectativa totalmente distinta. En el interior el caballero llevaba el recuerdo de aquel mensaje de su guía espiritual, - no te acerques a ella, si ella lo quiere ella lo hará-
 Aquel mensaje que llevaba intrínsecamente el hecho del por siempre olvido, era parte de un seguir para adelante.
Retomando aquella conversación reflexiva con Javier, con la ya conciencia de las energías y de que los hechos habían llevado a un alejamiento físico internamente reflexionó el caballero pues al lo aleccionado había algo con lo cual conciliar y eso era demostrar con el ejemplo. El hecho de no guardar ningún temor ni rencor y por el contrario buscar siempre el perdón en el corazón, ya sea por algún error cometido o por alguna ofensa hacia alguna persona vengan del lado que vengan..
De improviso, le dijo a su compañero:  Acompáñame! y se levantó.
El caballero tomó la decisión de acercarse a la puerta que hace mucho solía tocar a diario. Era curioso, parecía como si hubiesen sido algunos pocos días, el recordar tocar esa puerta. La determinación era única con la seguridad de que ella estuviese allí, y así fue.
Al verla el caballero tuvo múltiples emociones, las cuales prudentemente contuvo. Presentándole a su compañero, luego preguntóle sobre su vida siguiendo el protocolo de conversación correspondiente. Con la misma prudencia vio a la pequeña, observaba como quien mira a una persona que recién conoce, los niños suelen ser más susceptibles de modo que no quería motivar algún recuerdo en ella, no cómo la última vez que se despidió llorando.
La conversación se tornó fluida, tácitamente era como olvidar las tonterías del pasado y compartir el actual momento, entre ello poder apreciar la felicidad de ellas, algo a lo cual no era sorprendente al caballero, pues como se ha mencionado un par de veces en esta narración, era una certeza.
Verla conversar era más que verla, se volvió en una profunda contemplación que me retrotrajo a la primera vez que la vi  ello me causaba una mayor alegría aún. Era apreciarla con  prudencia y apreciarla con el corazón al mismo tiempo. A razón de lo sabido, de lo aprendido en aquella larga ausencia era la apreciación desde el alma hacia otra alma, como si 2 ángeles en vida terrenal se reencontrasen en armonía, aunque hubiera algunas cosas que decir, como si 2 elegidos* no necesitasen palabras para saber que existen temas más importantes a conversar, quizás sí decirle Namaste. Entendía el por qué lograba ese grado de contemplación.

*Las historias de "El Elegido" corresponden a notas en el facebook que cuentan una que otra experiencia particular sobre el proceso de entendimiento de dones ó facultades descubiertas y desarrolladas, aquello que me llevó a entender el despertar de la conciencia para ésta nueva era, y que corresponde con el tiempo de ausencia de no ver a "la doncella".

Cual analogía de cuento de hadas, a la pequeña princesita se le cayó una sandalia, el caballero se mostró primero expectante, por quien le correspondía tomar el lugar de atención, deteniéndose un momento y procediendo luego, En vista de la permisibilidad apreciada, agachóse en forma reverenciosa hacia la pequeña, una atención muestra de gratitud, una gratitud hacia una lección, una lección que importaba el amor por sobre todas las cosas, aquello que dominando el ego conlleva a la armonía espiritual.
La salud al respecto también me inquietaba, la curiosidad estaba ahí aunque controlada, puesto que muchas cosas no eran momento de decirlas, sin embargo era parte complementaria a aquella certeza, pues hubo algo que hasta ahora no fue contada.
Durante esos años de ausencia y aprendizaje en los momentos de reflexión, meditación y oración llevaba luz hacia muchas personas que me rodeaban, otra algo más lejos pero las incluía a ellas.

En algunas religiones le llaman rezar por alguien, en mi conocimiento la experiencia implicaba llevar ese gozo de luz hacia donde estuvieran ellas, la paz y armonía interna me permitían mantener su  recuerdo y el conocimiento sobre energía me permitía llevar a protegerlas cuál ángel en tierra. Llevaba mi pensamiento hacia ellas, mis mejores deseos en una forma subliminal de amor y paz, contraviniendo el olvido que se me había aleccionado, y sugerido por todos aquellos que me rodeaban y no entendían de ésta experiencia, quizás lo entenderían mejor si supieran que todos estamos conectados.
 Era mi don, asumí mi misión por vocación y convicción, no por obligación.
El caballero siguió apreciándola como la primera vez cual ángel llegado del cielo, admiraba el rostro, los ojos, los labios y la sonrisa de la doncella, sintiéndose más tranquilo por su misión, pues el trasfondo de su visita sobrepasaba cualquier expectativa tercera parada detrás de la puerta.
En el lugar donde no hay tiempo quizás podamos entender esto mejor se decía.
El momento de despedida fue sugerido por el caballero y así procedieron a despedirse, primero su compañero y luego él.
Un abrazo que llevaba palabras guardadas en el alma, llevaban un mensaje de paz, amor y comprensió , este se mostraba en un sencillo acto marcado por lo que llevaba en mi corazón y por lo que podía contemplar. Un diplomático despido y un reconfortante mutuo abrazo de despedida, se hacía confortable y esperado luego de tanto tiempo transcurrido.
El despedirse de la pequeña fue una forma curiosa, puesto que deseaba que sea un despido ameno, algo lúdico, aunque le pudiera gritar por dentro cuanto las quería a ambas ó decirle cuídate mucho manina, prefirió evocar un momento particular, una visión de "La Noche del Fénix", visión que correspondía a la mano extendida de la pequeña llamando "manino!".
- "Choca 5", le dijo el caballero a la pequeña y ella sonriente lo miraba tomada de la mano de su madre.
Como señal de bendición y protección, el caballero esperaba darle en ese contacto una energía que la cuidase, algo así como hacen los ángeles de la guarda.
- El caballero esperaba que la pequeña chocara la mano que tenía libre, y no lo hizo así.
La pequeña no levantaría su mano libre, le alcanzó la mano de la cual estaba tomada de la mano de su madre, junto con la de ella.
Pensaba por dentro el caballero - así será -
Sonriendo, retrocedió un par de pasos sin dejar de mirarlas, y alejándose de ellas exactamente en el lugar donde alguna vez le hizo una promesa a la doncella, giró para continuar su camino, pues sería ese el punto preciso para recordar el cumplimiento de lo que allí se prometió y aunque no físicamente, él siempre estuvo con ellas.
Al voltear hacia el camino de regreso junto al que su compañero avanzaba,
sintió una sensación de paz.
Javier le preguntaría si ella era la pequeña a quién refería en sus historias, y él le contestó sí, pues había sido su inspiración salvadora para poder descubrir su luz interior, la cual finalmente envolvía como protección a su madre ya que luego de aquel año y con la encomendación a Gaia, el caballero siguió con sus oraciones por ellas, alejado y en silencio.
De igual manera que la última vez que estuvo allí "no volteó la mirada hacia ella, para verla un momento como si fuera la última, o ver su puerta cerrada" (cap.58), pero a diferencia de aquella vez salía sonriente, con paz y felicidad.

La conversación entre el caballero y su compañero retornaría al inicio, hacia la inspiración de amor que siempre debe tener para combatir cualquier adversidad, y sobre buscar su momento especial.

Es así como el lunes 04 de febrero al recordar la pregunta que me hiciese Javier en aquel parque al contemplar aquella casa, mi respuesta no sólo retrotraía la noche anterior, sino los mejores momentos vividos allí, y otros antes con ella,  así respondía virtualmente con una sola respuesta al inicio de este capítulo: "Los mejores mi amigo... los mejores"

Posteriormente a ello y con el recuerdo de la noche anterior, una onda de energía de gozo empezó a llenar mi cuerpo, fue una conexión hermosa y sublime con suelen ser las que logro en la calma de las noches, sólo que ésta fue una de día en pleno ajetreo laboral, la cual me llevaba a experimentar una felicidad continua. Así por un gran rato disfruté de un calor total en mi cuerpo que se llenaba de paz, amor y alegría, pensando en compartirlo con aquellas a quienes recordaba.

Fuera del guión: El mejor cosmético para una mujer es la felicidad.



Hero (Mariah Carey)
There's a hero, if you look inside your heart
you don't have to be afraid of what you are.
There's an answer, if you reach into your soul
and the sorrow that you know will melt away.
(estribillo)
And then a hero comes along
with the strength to carry on
and you cast your fears aside,
and you know you can survive.
So when you feel like hope is gone
look inside you and be strong,
and you'll finally see the truth
that a hero lies in you.
It's a long road, when you face the world alone
no one reaches out a hand for you to hold.
You can find love, if you search within yourself
and the emptiness you felt will disappear.
(estribillo)
And then a hero comes along
with the strength to carry on
and you cast your fears aside,
and you know you can survive.
So when you feel like hope is gone
look inside you and be strong,
and you'll finally see the truth
that a hero lies in you.

Video en español interpretado por Mariah Carey









Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
2 Responses
  1. Anónimo Says:

    me gusta tu narrativa y ver el romanticismo hacia la doncella, felicidades



Publicar un comentario

Comparte algo...