Oscar Rivera
A fines de 1999  y en vísperas del nuevo milenio, algún amigo de mi padre se acercó a la familia. Nos facilitó un departamento en Santa maría para pasar unas vacaciones que para mi no fueron las mejores.
En 1999 repetí el 5to año de universidad. Fue algo muy confuso yo nunca había repetido y por el contrario había sido aplicado. Como fuera llegué a esa situación, nos relajó bastante el haber estado allí fue como una pausa luego de la cual reaccioné por la muerte de mi padre. Yo me encontraba reflexionando sobre ese año, había dejado de hacer ejercicios, y mi vida fue bastante relajada a diferencia de otros años.Me divertía pasarla con mi hermanito.

A manera de "castigo" me quedaría cuidando a mi hermanito mientras mi madre se iba a una fiesta de año nuevo en un club en Santa María. Era la fiesta del nuevo milenio. No tenía amigos en Santa Maria y mi irreverencia para hacerlos me interesaba un comino, como si me aferrara a los amigos de antaño.
Le pedí el carro a mi madre para ir a San Bartolo el balneareo que está a 2 kilómetros al norte aproximadamentey que tenía más movimiento que Santa María.

En mi impaciencia por disfrutar del año nuevo con alguien mientras mi hermano dormia planee darle el alcance a unos amigos a Lima.

31-dic-1999
11:25pm subí a mi hermanito a la parte delantera del auto par ano dejarlo sólo.
11.30pm me dirgía por la autopista a Lima
Fueron los 48 Kilómetros más rápidos de mi vida y los más estúpidos.
La noche se mostraba humeda y chispeante, y el reflejo de la autopista era testigo de ello.
Con el acelerador a fondo esquivando tods los carros posibles me dirigía hacia el norte, hacia Lima, mientras que corría contras las 11:45pm que avanzaba marcando mi ansiedad de no recibir el año nuevo sin la compañia de algunos amigos.
Avanzando por el extremo derecho  de la autopista y maniobrando para esquivar a un carro, voltéo a ver a quien conducía, era una mujer madura cuyos ojos de sorpresa y admiración no entendí hasta que regresé mi vista al frente. No conocía la pista y adelante mio se encontraba una curva bastante cerrada.
Me tomó por sorpresa.
Viré el timón mientras ponía una mano sobre mi hermano que se encontraba durmiendo. Mientras el carro derrapaba la pista del extremo derecho hacia el izquierdo, el sonido de las llantas me mostraba una adrenalina que no había pedido tener. No podía pasarle nada mihermanito.
Encomendándome a Dios, pasé esa curva.  Luego de ella había una ambulancia a la expectativa  de alguna tragedia.
Me di cuenta de mi estupidez, valoré mi vida y la de mi hermanito.
Recogí a mis amigos que por ese tiempo frecuentaba Nataly Meier bailarina de ballet, su novio Michael y un amigo más. Recibimos el año nuevo y luego nos fuimos a San Bartolo a continuar la celbración del nuevo milenio con toda la gente en el malecón.
Yo tenía triple que celebrar:
- el año nuevo;
- el estar vivo con mi hermano ileso;
- y el haber despertado de ese aletargamiento.
Me propuse no dejar las cosas pasar y ser determinante con mis deseos, ir directo al blanco.

Una noche de enero del 2000 me encontraba relajado en el balcón viendo el mar, escuchando relajado Stereo Lima 100 una radio que por ese entonces emitía canciones del recuerdo en Inglés desde los 50 hasta...hasta lo más reciente que se tenga que recordar, (era una emisora del tipo "easy listening"). Estaban transmitiendo las canciones más sonadas de la historia, una suerte de ranking por el nuevo milenio. De pronto mirando el mar me capturó una nostalgia indescriptible que no sabía por qué, ni a que venía. No entendía nada, y como si hubiera despertado me sentí incriblemente solo. La angustia de no verla volvio a mi casi 2 años despúes y era como un mezcla de éxtasis y trance volver a pensar que estaría haciendo Maria Alejandra.
Era como si gozara recordarla, imaginar su sonrisa me tenía extasiado. Respiré hondo disfrutando la brisa mientras su recuerdo me traía cierta calma y nostalgia.
Fui al teléfono y quería buscar su apellido en la guía telefónica, mientras que Elvis Presley me acompañaba cantando "It's now or never" (una especie de BosaNova con la melodia de O'sole mio).
El argumento seria ubicar a un a amiga por el apellido de su papá y llamar a todos los de la lista que pudieran vivir por el distrito de San Miguel pues recordaba que ella vivía por ahí. Escogiendo al primero de la lista levanté el teléfono y...
 no había línea.
Regresé al balcón a pensar en ella.

Varios años después en el 2006 botando papeles y cuadernos viejos encontré la lista de las candidtas de la fiesta de la miss cachimbo 1998. Encontré su número, también su cumpleaños, fue un 5 de enero la misma noche en que no sabía por qué me acordaba de ella. No entendí la ironía del mensaje yo sabía que ella estaba casada viviendo en el extranjero, mientras que yo tenía enamorada.
No me parecía justo para ninguno de los 4 guardar ese recuerdo.
Etiquetas: | edit post
Reacciones: 
0 Responses

Publicar un comentario

Comparte algo...